Elecciones tipográficas correctas (1)


Desde la creación de la imprenta los caracteres tipográficos han mutado permanentemente, alcanzando en la actualidad una amplia diversidad de estilos. Los intentos de clasificar esta variedad estilística son numerosos, pero todos basan su distinción en función de los elementos que constituyen la letra (serif, asta, brazo, etc.).

anatomia tipografica

Para quien quiera profundizar estos aspectos, recomiendo este artículo y este otro publicados en el completo sitio Unostiposduros. A fin de simplificar, podemos distinguir básicamente dos morfologías diferentes: con serif  y sin serif (llamadas sans serif o de palo seco). Las primeras, tales como Garamond Times o Palatino, tienen pequeños remates en sus extremos. Las segundas (por ejemplo Arial o Gill Sans) no. Bajo estas líneas podemos ver un ejemplo comparativo. Estudiar sus diferencias, tanto las sutiles como las evidentes, ayudará a escoger las más apropiadas para las presentaciones.

Comencemos por notar las diferencias en el ancho del trazo (llamadas modulación), más variado en el primer ejemplo y más uniforme en el segundo. Observen las formas generadas en el interior de los caracteres, llamadas ojos y las formas creadas por los ascendentes y descendentes. Finalmente, noten que aunque las palabras tienen el mismo tamaño en puntos, la altura de la x es mayor en la fuente sans serif.

Entonces ¿cuál elegir?

El principal objetivo de componer un texto con una tipografía determinada es la legibilidad. En impresos con una densidad de texto importante como un periódico o un libro, suele escogerse una fuente con serif. Los remates parecen vincular los caracteres y guían los ojos para ayudar al lector a no perder la línea de texto. Sin embargo, las fuentes con serif no son recomendables para presentaciones en pantalla. El problema es que los serif y las sutilezas tienden a desaparecer debido a la relativamente baja resolución de los proyectores y a la poca iluminación. Otro inconveniente: la audiencia que esté sentada al costado de la pantalla puede no leer correctamente, ya que en función del ángulo de visión, la modulación de los caracteres puede hacer invisibles los mismos.

Estos problemas se minimizan con una fuente sans serif. En general, sus formas menos leves mejoran la legibilidad bajo las condiciones lumínicas y técnicas propias de una presentación. Por lo tanto, es preferible emplear tipografía sans serif en las diapositivas. Su majestad la audiencia quedará complacida de poder leer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Principios de diseño. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Elecciones tipográficas correctas (1)

  1. Pingback: Flat design en las presentaciones | Diseño de presentaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s