De textual a visual


Hemos visto que las diapositivas llenas de elementos (generalmente texto) son el estándar de las presentaciones. También sabemos lo ineficientes que son y que una mejor opción es hacerlas más visuales. Conocemos lo que hay que hacer pero, ¿cómo lo hacemos?

Una solución consiste en separar el contenido de una diapositiva en varias. La idea es segmentar los conceptos y disponerlos de a uno por diapositiva. Mejor aún: en vez de un concepto por diapositiva, expresen la palabra clave de cada concepto. Esto deja espacio suficiente para una foto de calidad que complemente las palabras, haciendo las transparencias más fáciles de entender.

Un caso práctico

En general el paso de textual a visual no es fácil, quizás porque nuestro sistema educativo privilegia la comunicación oral y verbal por sobre la visual. Por eso, en vez de contar cómo reducir el texto de una diapositiva prefiero mostrar el proceso en cuatro pasos.

#1. Comencemos con una diapositiva que contenga demasiado texto.

#2. Vamos a resaltar las palabras clave de cada punto. Lo siguiente es practicar hasta recordar todo el contenido viendo sólo las palabras destacadas.

#3. Eliminamos todo el texto salvo las palabras destacadas para usarlas como recurso mnemotécnico.

#4. Estas palabras claves nos ayudan a escoger las imágenes que podemos incluir en la diapositiva. Para eso, vamos a segmentar una idea por diapositiva incluyendo una imagen evocativa.Veamos algunos ejemplos.

De este modo hemos pasado de una diapositiva muy congestionada y puramente textual a una segmentación altamente visual. Veamos el antes y el después.

Procesos alternativos

Algunas personas se detienen en el paso 3 y agregan una imagen. Si se emplea una buena fotografía, que tenga espacio vacío para coexistir con el texto sin dificultar la lectura, el resultado puede ser interesante.

Esta no es una mala diapositiva. Sin embargo, yo prefiero segmentar. El motivo es que si exponemos con esta transparencia, mientras que explicamos el primer concepto la audiencia se adelanta y lee los siguientes, perdiendo en parte el interés. Recuerden: el auditorio lee de la pantalla más velozmente que el presentador. Con los buenos magos nunca sabemos qué va salir de la galera. Y en general, un buen presentador no devela anticipadamente su mensaje. Entonces, segmenten para generar expectativa. Hagan un pase mágico para desaparecer texto y revelar imágenes poderosas y evocativas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Galería, Principios de diseño. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a De textual a visual

  1. Pingback: Las imágenes digitales y sus formatos de archivos | Diseño de presentaciones

  2. Pingback: Nuevo libro de Carmine Gallo | Diseño de presentaciones

  3. Pingback: Las lecciones que nos brinda el teatro | Diseño de presentaciones

  4. Pingback: Presentation Zen Design nos ayuda a diseñar mejores diapositivas | Diseño de presentaciones

  5. Pingback: Los apuntes nos liberan | Diseño de presentaciones

  6. Pingback: Errores típicos en las presentaciones (por orden de aparición) | Diseño de presentaciones

  7. Pingback: Las animaciones y transiciones ¿Recurso útil o distracción? | Diseño de presentaciones

  8. Pingback: Fotografías a pantalla completa | Diseño de presentaciones

  9. Pingback: Si debes listar, hazlo correctamente | Diseño de presentaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s