¡Alto, no disparen!


En tipografía, una bala es un caracter empleado para marcar elementos de una lista. Es probable que su nombre se haya originado en el parecido con la marca que deja un balazo. Sin embargo, las balas no están limitadas morfológicamente a grandes puntos negros. Los programas de presentaciones ofrecen una variedad de formas (en PowerPoint se llaman viñetas) tales como flechas, diamantes y cuadrados. Veamos un ejemplo:

El presentador llenó de balas y líneas de texto su diapositiva y espera que las lean todas. Mientras, él irá desarrollando cada punto. Si tenían expectativas por esta presentación, se esfumaron con la primera bala.

Demasiada información

Miren la diapositiva de nuevo por 30 segundos, luego cúbranla y vean cuánto recuerdan. En pocas palabras, es demasiado. Como ustedes, la audiencia no retendrá mucho y, con más razón, tampoco recordará una docena de estas diapositivas. Sin pausa pero sin prisa, las balas harán su trabajo y causarán la muerte por PowerPoint, tal como ilustra el Dr. Medina en este gracioso video. Para quienes no dominan la lengua de Shakespeare, muestra un operativo policial alertado por una toma de rehenes y balas en la sala de conferencias. Los rehenes (la audiencia) se desconectan con las primeras balas del presentador; sólo vuelven a atender cuando le muestran algo interesante.

Una idea por diapositiva

Recuerden, ustedes son el show y sus diapositivas apoyan sus ideas. Para que funcionen de este modo, vimos que una manera consistía en segmentar el contenido. En vez de una diapositiva llena de balas, poníamos un concepto clave por diapositiva y explicábamos el resto. Elijan sus conceptos clave con cuidado, pero usen tantos como necesiten. Es preferible tener varias diapositivas simples que pocas pero complicadas.

Una idea por vez

A veces el método anterior no es tan conveniente. Por ejemplo, cuando debemos explicar ciertos aspectos técnicos de un mismo producto. En estas ocasiones, quizás sea mejor listar dichas características en la  misma diapositiva. Pero como no queremos que el auditorio se nos adelante leyendo, podemos mostrarle los puntos de a uno por vez. Esta es una técnica que Steve Jobs, uno de mis presentadores favoritos, utiliza a menudo en sus conferencias. Él mantiene constante el título o la imagen para ayudar al público a recordar de lo que está hablando y, con una animación, hace aparecer los conceptos clave de a uno y a medida que los desarrolla.

En otras ocasiones, cuando aparece una nueva idea la anterior se desvanece. De este modo, descongestiona de texto la diapositiva y mantiene el foco en la idea que presenta en ese momento.

Lo importante aquí es la claridad. Tengan piedad y no disparen al auditorio con una ráfaga de balas. Expónganlas de a una por vez; así darán tiempo al público para que entienda y asimile sus ideas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conceptos, Galería, Principios de diseño y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¡Alto, no disparen!

  1. Pingback: Tus ilustraciones en vez de los cliparts | Diseño de presentaciones

  2. Pingback: Presentation Zen Design nos ayuda a diseñar mejores diapositivas | Diseño de presentaciones

  3. Pingback: Los apuntes nos liberan | Diseño de presentaciones

  4. Pingback: El pensamiento lateral en las presentaciones | Diseño de presentaciones

  5. Pingback: Animen más a la audiencia que a sus diapositivas | Diseño de presentaciones

  6. Pingback: Si debes listar, hazlo correctamente | Diseño de presentaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s