iPad para presentaciones ¿Vale la pena?


A mitad de camino entre un iPhone y un MacBook, el nuevo dispositivo de Apple está más enfocado al acceso que a la generación de nuevos contenidos. Con un iPad, la experiencia de navegar por la web; jugar; bajar el correo; leer e-books; escuchar música y ver películas en un dispositivo móvil es muy satisfactoria. Hablo por experiencia propia, ya que pude manipularlo en el Macstore del Córdoba Shopping. Ahora bien ¿Se puede trabajar en serio con un iPad? ¿O quizás convenga más una notebook?

¿Un juguete o una herramienta?

En comparación con un MacBook (o cualquier otra notebook), la principal desventaja de un iPad es la ausencia de un teclado físico. No es que no se pueda escribir con el teclado virtual de un iPad, pero es mucho más lento que en una MacBook. Y si bien se puede agregarle un teclado inalámbrico, no formará una unidad integrada que descanse cómodamente sobre nuestras piernas. Por esto sospecho que quien requiera tipear mucho, no trabajará con un iPad.

La otra gran diferencia entre los dos tipos de máquinas es la cuestión del software. Numerosas aplicaciones han sido desarrolladas para iPad, pero muchas todavía están en pañales. Además, diferentes programas tienen diferentes maneras de abrir, grabar y compartir los archivos; algo que puede resultar molesto.

Dicho esto, es justo reconocer que existen muchos buenos programas para iPad que permiten trabajar seriamente. La multitarea que soporta iOS 4.2, un peso pluma y una duración de batería que duplica a la de la MacBook son características muy interesantes. El problema es que si bien con un iPad se puede hacer casi de todo, a veces una misma tarea demanda más esfuerzo que en una notebook.

¿Es útil para los presentadores?

Para empezar, Microsoft no desarrolló una versión de PowerPoint para iOS. Aunque numerosas aplicaciones pueden leer documentos de Office, sólo unas pocas permiten editarlos pero sin garantías de que el formato se mantenga en el viaje de la notebook al iPad. Una alternativa a PowerPoint viene de la mano de la propia Apple, que ofrece Keynote para iPad. Su interfaz es muy sencilla de usar, tanto que si nunca han usado el programa, les resultará fácil armar una presentación muy pulida en pocos minutos. Como yapa, Keynote permite abrir y editar (con algunas limitaciones) los archivos de PowerPoint. Si pueden, pasen por un Macstore y comprueben su potencia y facilidad de uso, tal como se ve en este video.

Quienes usen la versión de escritorio notarán una reducción en la cantidad de temas, efectos de transición y animaciones. Sin embargo, esta merma no incide demasiado en el producto final. Armar una presentación con Keynote en iPad es una experiencia muy placentera. En cambio, cuando se trata de abrir un archivo de Keynote creado en una Mac, la cosa es distinta. Los problemas son los siguientes:

Voiceover. El audio grabado (narración voiceover) no se importa desde las presentaciones de Keynote.
Notas. Los comentarios y las notas del presentador no se importan.
Dimensiones. Las gráficas en 3D se convierten en gráficas en 2D. Los datos de gráfica se conservan y se pueden editar.
Links. Se eliminan todos los enlaces, salvo los enlaces web.

Todos estas limitaciones son aclaradas por el soporte de Apple, donde también publican recomendaciones para crear una presentación en una Mac para su uso en iPad.

Conclusiones finales

El iPad es una fantástica pieza de tecnología y quien la use en una presentación se rodeará de un aura de glamour. Pero más allá de las cuestiones de imagen, el combo iPad+Keynote es realmente potente y simple de usar. Al conectar el tablet a un televisor, monitor o proyector puede utilizarse el iPad para visualizar la siguiente diapositiva y la anterior, las notas de las diapositivas y un reloj o un temporizador. Y si siguen los principios que defendemos en este blog, no extrañarán el teclado físico. Sin embargo, si como yo acostumbran preparar sus imágenes con programas que no están disponibles para iPad (Illustrator o Photoshop, por ejemplo) una notebook es una mejor herramienta. En definitiva, si poseen una máquina de escritorio y diseñan sus presentaciones sin video ni sonido, un iPad es una buena elección. En cambio, creo que los usuarios más avanzados de PowerPoint o Keynote preferirán una notebook.

Actualización de esta entrada: “iPad para presentaciones (anexo)”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Software, Tecnología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a iPad para presentaciones ¿Vale la pena?

  1. Pingback: Inminente Keynote de Apple | Diseño de presentaciones

  2. Pingback: Keynote para el iPad, revisado | Diseño de presentaciones

  3. Pingback: Tus prezis en tu iPad | Diseño de presentaciones

  4. walfere estrada dijo:

    quiero trasladar de keynote a prize mis presentaciones, y no tengo como hacer las figuras y circulos flechas para mis presentaciones prezi

  5. Jorge dijo:

    Prepare una presentación de keynote con animaciones y cuando conecte el iPad al proyector no salió con animaciones, como lo puedo lograr?

    • Hola Jorge, me has dejado sin palabras con tu problema. Si las animaciones se reproducen sin problemas en el iPad deberían reproducirse también al conectarlo a una pantalla externa o proyector. La salida de video es solo eso, no edita ni limita nada de lo que puedes tener en pantalla. Tampoco he encontrado un problema similar en foros de usuarios, lamento no ser de más ayuda. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s