Proyectores de bolsillo: los picoproyectores


¿Cuántas veces hemos llegado al salón donde vamos a exponer para encontrarnos conque el proyector no funcionaba? Lo mismo puede ocurrir con el audio de la sala, que a veces se empeña en no reproducir ningún sonido de nuestra presentación. En esos momentos es cuando uno desearía contar con sus propios equipos, aunque razones de peso y volumen suelen disuadirnos de trasladar proyector y sonido propios. ¿Existe una alternativa que supere estos inconvenientes? La respuesta es sí, pero con limitaciones.

Para el bolsillo del caballero o la cartera de la dama

El avance tecnológico ha permitido que los proyectores tradicionales, voluminosos y pesados, tengan una versión de bolsillo: los picoproyectores. En sus reducidas dimensiones (similares a las de un celular grande) suelen integrar un parlante, memoria y pueden proyectar imágenes de hasta 40″ con nitidez. Como sus lámparas cuentan con tecnología LED, son más eficientes que las lámparas de sus hermanos mayores. En estas últimas, gran parte de la energía que consumen se pierde inútilmente en forma de calor. En las lámpara LED en cambio, esto ocurre en mucha menor medida y porque despiden menos calor, consumen menos. Además, la duración de las baterías es mucho mayor que en los proyectores convencionales.

Toda rosa tiene espinas

Por supuesto que estos dispositivos, al ser tan pequeños tienen sus limitaciones. Una de ellas es su reducida potencia, que obliga a poner la sala casi completamente a oscuras. Otra, la más notable, es que generalmente proyectan imágenes de hasta un metro de diagonal. Superado este umbral, comienza a observarse un deterioro en la calidad de la proyección. Tampoco esperen sonido envolvente. Sin embargo, para reuniones de pocos asistentes son una solución que balancea muy bien la calidad de imagen y la portabilidad. Y gracias a su gran conectividad, es posible enchufarlos a un smartphone o un reproductor MP4 que almacene nuestras diapositivas en JPG. Si el picoproyector cuenta con su propia memoria, basta con cargar en ella nuestro pase de diapositivas para prescindir de cualquier otro dispositivo.

Lo que viene

Si bien en nuestro país no están tan difundidos, poco a poco los picoproyectores comienzan a hacerse ver. Entre las marcas que los comercializan por estas pampas se encuentra 3M, que ofrece tres modelos. Y como la miniaturización no se detiene, es muy probable que la próxima generación de dispositivos móviles (celulares, notebooks, reproductores, consolas de juego, etc.) incorporen un picoproyector. Solo resta esperar que la tecnología permita alcanzar resoluciones de DVD y mayores tamaños de proyección. El cine de bolsillo está a la vuelta de la esquina.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Tecnología. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Proyectores de bolsillo: los picoproyectores

  1. Pingback: Es una presentación, no una función de cine | Diseño de presentaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s