Cómo mostrar videos sin distracciones


Hace más de diez años presencié una presentación sobre la comunicación de las crisis. Para ilustrar su punto, el presentador recurrió a un video sobre la tragedia del submarino ruso K-141 Kursk. En un determinado momento, suspendió su PowerPoint para conectar una videocassetera que nunca anduvo. El recurso de proyectar un video era algo novedoso y generó mucha expectativa, a pesar de la interrupción y posterior desperfecto.

Insertar los videos aporta fluidez a la presentación

Aunque pasaron varios años de esa experiencia, incluir un clip en las presentaciones sigue siendo algo infrecuente. Y cuando se lo hace, suele abandonarse el slideware para abrir un reproductor de video. Esta práctica, tal vez heredada de la época del videocassette, genera una interrupción que distrae la atención de la audiencia. Tal como dice Garr Reynolds en Presentation Zen Design:

“Abandonar la aplicación para mostrar un video es distractivo y visualmente disruptivo. En una buena presentación nadie está conciente de tu software (o de la foto de tu gato como fondo del escritorio)”

En vez de cambiar de programas, es más efectivo insertar el video en el archivo de la presentación. De este modo, los videos se incorporan a la presentación de manera natural y fluida, en sincronía con nuestro discurso.

Dos formas de insertar videos

Básicamente, las maneras de insertar un clip en nuestra presentación son la incrustación o la vinculación. A continuación reseño ambos métodos. Los usuarios de PowerPoint 2010 pueden profundizar sobre el tema aquí.

Videos incrustados: El clip pasa a formar parte del archivo de presentación. Por esto no debemos preocuparnos por archivos perdidos mientras damos la presentación, porque todos los archivos están allí. La desventaja de este método es que el video suma sus MB al archivo de la presentación.

Videos vinculados: Se recomienda la inserción de un clip vinculado si el video de origen es muy pesado en MB. Esto hace que el archivo de la presentación sea más liviano, pero el video original debe estar en la misma carpeta que el archivo de la presentación. En el caso de vincular videos subidos a YouTube (por ejemplo), asegúrense de tener acceso a Internet al dar la presentación.

Como en el caso de las imágenes, existen varios formatos de archivos de video. Por esto conviene verificar los que acepta el slideware que estemos usando. En general, si son usuarios de Windows el formato más común será WMV; si usan Mac, la opción será MOV. En el caso de PowerPoint, admite archivos QuickTime (.mov, .mp4) y Adobe Flash (.swf) cuando se han instalado los respectivos reproductores QuickTime y Adobe Flash. Si tuvieran un clip en un formato no aceptado por el slideware, pueden convertirlo a uno compatible con un programa conversor. Una búsqueda en Google revelará muchos conversores buenos y gratuitos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Principios de diseño, Software, Tecnología y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s