Remedios contra la Maldición del Conocimiento (2)


Antes de escribir Pegar y Pegar, sus autores estudiaron numerosas ideas que fueron entendidas, recordadas y cambiaron la forma de pensar y actuar de las personas. Después de analizar desde leyendas urbanas hasta grandes teorías científicas, hallaron que las ideas pegadizas tienen ciertas características en común. A modo de ejemplo, citan a John Kennedy cuando lanzaba el programa espacial y prometía:

Esta promesa de mandar un hombre a la luna antes de 10 años cumple con los seis principios que hacen pegadiza cualquier idea: es simple, inesperada, concreta, creíble, emocional y está basada en historias. No siempre ocurre así, pero mientras más principios respete, más memorable será una idea. Veamos este mensaje a la luz de dichos principios.

Simple. Hay una única y clara misión.

Inesperada. ¿Un hombre en la luna? Parecía cosa de ciencia ficción en su momento.

Concreta. El éxito de la misión estaba definido con claridad. Nadie puede malinterpretar términos como hombre, luna o década.

Creíble. Quien lo decía era el presidente de los Estados Unidos, no cualquiera.

Emocional. Apelaba a las aspiraciones y al instinto pionero de toda una nación.

Historia. Un astronauta debe vencer grandes obstáculos para alcanzar una meta extraordinaria.

Qué distinto hubiera sido si esta idea se hubiera expresado de otra manera. De haberlo hecho al estilo de un moderno ejecutivo, probablemente el alunizaje se hubiera retrasado varios años. Veamos un posible ejemplo de este estilo para entender cómo tendemos a ignorarlo.

Conclusiones

Estos principios son muy sencillos y hacen que nos preguntemos porqué no hay más ideas pegadizas en el mundo. La respuesta la brinda uno de los autores.

“Son sencillos, sí, pero no naturales. La gente tiende a pensar que tener una gran idea es suficiente, y que la parte comunicacional llegará naturalmente.”


En realidad, que sea muy buena no garantiza que la idea sea comprendida. Y en el marco de una presentación, si queremos que nuestras ideas sean entendidas, recordadas y afecten el comportamiento de nuestra audiencia, estos principios pueden ayudarnos. De hecho, son la receta que prescriben para combatir la Maldición del Conocimiento. Lo mejor: no se necesita ser presidente para ponerlos en práctica y beneficiarse con los resultados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conceptos, Principios de diseño y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Remedios contra la Maldición del Conocimiento (2)

  1. Pingback: Diapositivas pegadizas y simples | Diseño de presentaciones

  2. Pingback: Lecciones aprendidas en un concierto de rock | Diseño de presentaciones

  3. Pingback: Presentaciones pegadizas e inesperadas | Diseño de presentaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s