La vestimenta adecuada


“…Tengo poderosas razones para creer que el planeta del cual venía el principito era el asteroide B 612. Este asteroide ha sido visto sólo una vez con el telescopio en 1909, por un astrónomo turco. Este astrónomo hizo una gran demostración de su descubrimiento en un congreso Internacional de Astronomía. Pero nadie le creyó a causa de su manera de vestir. Las personas mayores son así.

Felizmente para la reputación del asteroide B 612, un dictador turco impuso a su pueblo, bajo pena de muerte, el vestido a la europea. Entonces el astrónomo volvió a dar cuenta de su descubrimiento en 1920 y como lucía un traje muy elegante, todo el mundo aceptó su demostración.”

Este extracto del inagotable libro “El Principito” refleja la temática de la presente entrada: ¿como debemos vestirnos para dar una presentación? ¿cuál será la ropa apropiada?

Vestimenta y prejuicios

Un prejuicio es, literalmente, un juicio previo. Y como ilustra Saint-Exupéry en el párrafo anterior, la audiencia saca conclusiones sobre el presentador antes de que éste diga buenas tardes. En un segundo (conciente o inconcientemente) el auditorio formula juicios y presunciones basado en la vestimenta del ponente. Esto es algo habitual y por ello deberíamos tener una estrategia sobre la manera de vestirnos. Carmine Gallo, en su libro sobre las presentaciones de Steve Jobs, nos aconseja:

“Viste siempre un poco mejor que los demás, pero que sea apropiado para la cultura”

d

Parece un contrasentido ya que Jobs era famoso por subir al escenario con zapatillas, jeans y polera negra. A lo largo de 12 años apenas varió su vestuario, tal como pueden ver en la siguiente cronología.

Esto parece apropiado para una compañía como Apple, que se muestra como rebelde, creativa e innovadora. Para un empleado de Apple es apropiado vestir informalmente, pero no lo es para un ejecutivo bancario. La razón es que la cultura empresaria y la de nuestra audiencia condiciona el vestir. Incluso el propio Jobs vistió saco y corbata cuando buscó financiamiento para construir sus primeras computadoras.

Conclusiones para quienes no somos Steve Jobs

Cuando un presentador sube a escena es un líder en cierta forma. Durante la presentación, su vestuario debería reflejar esa posición de liderazgo pero siempre atendiendo a las características de su audiencia. Como líder, debería estar un poco mejor vestido que el resto de los asistententes. Tal como ocurre con su léxico, en materia de presencia también debe estar sólo un paso adelante del resto. A dos pasos de distancia su público lo percibirá como ajeno, lejano o inalcanzable. Si está un paso atrás, corre el riesgo de ser subestimado (salvo que sea una leyenda como Steve Jobs y en ese caso, puede vestir como quiera).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Biblioteca, Conceptos, General y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La vestimenta adecuada

  1. andres dijo:

    quiero es uno de astronomo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s