Imágenes que sangran


Cuántas veces hemos asistido a proyecciones con texto muy pequeño, ilegible más allá de la segunda fila… yo ya perdí la cuenta. Es un error muy común y que tiene su correlato visual: a menudo las imágenes usadas también son demasiado pequeñas. Esto último no suele ser muy tenido en cuenta, quizás porque la imagen es sólo decorativa o es un clip art mil veces visto. En estos casos es preferible no usarla y descongestionar la diapositiva. Pero si la imagen importa porque aclara un concepto o genera una respuesta emocional, el tamaño cuenta.

diab2

Izquierda: Clip art irrelevante y que dificulta la lectura. Derecha: Rediseño que mejora la legibilidad eliminando el ruido y aumentando el contraste.

En procura de mayor impacto

La mejor manera de facilitar que la audiencia vea una imagen es aumentar su tamaño. Al hacerlo, deberemos considerar también los márgenes y color de fondo de los bordes que la rodean. La idea es que el marco no distraiga la atención.

diab1

Izquierda: El fondo compite por la atención con la imagen. Derecha: Un fondo neutro enmarca la imagen y centra la atención en ella.

sang3

Izquierda: Exceso de texto que obliga a reducir la imagen y perder detalle. Derecha: Al no transcribir el discurso del ponente es posible ampliar la imagen y ganar impacto.

Siempre que sea posible, yo prefiero que la imagen vaya a sangre. No se preocupen, no hay nada sanguinario en esto; simplemente significa que la imagen excede los bordes de la diapositiva. Este término es común en la gráfica impresa, donde al usar una foto a página completa el diseñador debe ampliar la imagen para que supere unos milímetros la superficie de la página. Esta demasía o sangrado de la imagen asegura que al guillotinar no quede un borde indeseado con el color de la hoja.

Diapositiva3

Arriba: La foto cubre toda la diapositiva maximizando el impacto e integrando el texto de manera armónica.

Tipos de sangrado

El sangrado de las fotos no necesariamente debe aplicarse a todos los bordes. A veces basta con un sangrado parcial; todo depende del efecto buscado. Veamos algunos ejemplos de sangrado a uno, dos, tres y cuatro bordes.

sang1

sang2

En los ejemplos anteriores pueden ver que las fotos cumplen mejor su rol al usarlas a sangre. Usarlas en gran tamaño no es garantía de efectividad o claridad (cuestiones como la composición, resolución, contraste y enfoque también cuentan); pero es una de las mejores maneras de lograr impacto con tamaño.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Principios de diseño y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s