Origen de algunos vicios en las presentaciones


Quizás por la inercia de la costumbre, por ceguera al cambio o simplemente porque “así se hacen las cosas”, son numerosos los expositores que emplean recursos que pudieron ser efectivos en su momento pero hoy son vicios comunicacionales. El origen de algunos de ellos está ligado a la tecnología aplicada a las presentaciones audiovisuales; en las que podemos distinguir tres etapas: infancia, adolescencia y madurez.

Infancia: las diapositivas fotográficas

En esta etapa las herramientas de los presentadores estaban limitadas al proyector de diapositivas. Como las diapositivas eran caras, no era buena estrategia “desperdiciar espacio”. Ese fue el origen de nuestro primer vicio: la saturación de la transparencia, que implica ilegibilidad y ausencia de espacio en blanco.

vicio1

También ocurría a menudo que el presentador requería asistencia para operar el carrusel y pasar las diapositivas. Así, cada cierto tiempo se dirigía a su asistente con un “siguiente…” originándose de este modo nuestro segundo vicio: el discurso interrumpido.

vicio2

Las diapositivas repletas de texto inducían a leérselo a la audiencia y como vimos, esta práctica provoca la desconexión y la desatención. Este es el tercer vicio: la lectura de diapositivas.

vicio3

Adolescencia: el software de presentaciones

Con el surgimiento de PowerPoint el presentador tuvo mayor y mejor acceso a recursos visuales. Ya no había que preocuparse por peligrosos y costosos químicos reveladores. De repente se podían utilizar colores, tipografías, animaciones, gráficos y elementos que con anterioridad eran prohibitivos. Y todo al instante. El resultado fue el cuarto vicio: el abuso.

vicio4

La posibilidad de cortar y pegar llevó a entender una presentación como un híbrido entre Word y PowerPoint que serviría como apoyo visual y apunte. En realidad, el resultado es una presentación visualmente deficiente y un apunte poco profundo. Este es el quinto vicio: la proyección de un apunte.

vicio5

Madurez: simple, digital y analógica

Muchos presentadores continúan presentando como se hacía en el pasado, cuando no se habían popularizado los estudios científicos sobre la atención y la tecnología no ofrecía las posibilidades actuales. Ahora es tiempo de romper con los viejos malos hábitos y reemplazarlos por un principio básico de diseño: diapositivas visualmente simples y despojadas, como carteles de ruta.

En su arsenal, el presentador actual debería contar con recursos tanto digitales como analógicos. Entre los primeros no puede faltar un control remoto para no depender de nadie. Entre los segundos, lápiz y papel para planificar la presentación sin las influencias de plantillas ni limitaciones en el manejo del programa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conceptos, Principios de diseño, Software, Tecnología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s