El contraste, un principio fundamental del diseño


Lo opuesto a la similitud es la diferencia, o como los diseñadores llamamos a esta última, el contraste. Contrastar implica una comparación entre elementos distintos con la particularidad de que la diferencia debe ser grande. Mientras más grande la diferencia, mayor el contraste. Como dice Robin Williams en su libro The Non-Designer’s Design Book:

robin“El contraste es creado cuando dos elementos son diferentes. Si los dos elementos son algo diferentes, pero no mucho, entonces no tienes contraste, tienes conflicto.”

De esta reflexión se desprende la principal función del contraste: distinguir lo principal de lo secundario para que no compitan y por lo tanto, orientar la mirada de la audiencia. Para que el contraste haga bien su trabajo, es necesario que los elementos que no son iguales se vean bien diferentes, no apenas diferentes.

Claro como el agua

El contraste es nuestro gran aliado cuando queremos destacar y jerarquizar la información en una diapositiva. El objetivo es que la audiencia entienda instantáneamente qué es más importante en lo que le proyectamos, cuál es la organización de la transparencia y cómo es su orden de lectura.

contraste1Arriba: El color de la tipografía contrasta poco con el color dominante del fondo, reduciendo su legibilidad. Abajo: El título es siempre el texto dominante pero en este caso y por contraste de tamaño, pierde importancia en relación al texto del cuadro.

contraste2

Toda pieza bien diseñada tiene un elemento dominante. Esto aporta claridad a nuestro diseño y ayuda a la audiencia a entender cuál es el foco de la composición y dónde comenzar a mirar. Por el contrario, un contraste bajo puede establecer el foco en donde no corresponde. El resultado es la ambigüedad de la diapositiva y consecuentemente, la confusión del observador.

Contrastar implica no ser tímido

La regla que debemos recordar dice que para que el contraste sea efectivo, debe ser grande. En estos casos no hay lugar para la timidez: es necesario exagerar para contrastar bien. Al hacerlo no solo estaremos aportando claridad al mensaje visual sino que también lo haremos más atractivo. Este contraste puede lograrse manipulando diferentes ítems en la composición. En la próxima entrada veremos distintas maneras de lograrlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Principios de diseño y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El contraste, un principio fundamental del diseño

  1. Pingback: “Sin contraste estás muerto” –Paul Rand | Diseño de presentaciones

  2. Pingback: El desenfoque como recurso para enfocar la atención | Diseño de presentaciones

  3. Pingback: Guía de bolsillo para prezis destacados | Diseño de presentaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s