Desenfoque y espacio en blanco


Los seguidores del blog saben que el espacio en blanco es un elemento de diseño más, tan real como la tipografía y las imágenes. Han aprendido a visualizarlo y conocen su importancia, su aporte a la claridad de la diapositiva. En general: a menor espacio en blanco, mayor desorganización visual. Con poco o nada de espacio en blanco el mensaje sufre y no se entiende. En la mayoría de los casos, la tendencia a llenar la diapositiva deriva en imágenes y textos tan pequeños que no se ven más allá de la tercera fila.

El desenfoque al rescate

Para ganar claridad e interés debemos resistir este impulso a repletar las diapositivas y dejar mucho blanco en la mayoría de ellas, para que el texto pueda leerse (entre otros motivos). Esto resulta sencillo cuando el fondo es blanco o de cualquier otro color, incluso cuando se usan escalas de valores o fotos con fondos desenfocados o de colores planos. En estos casos, las grillas y la regla de los tercios resultan de mucha utilidad para equilibrar la composición.

bosque1Izquierda: División en tercios de la diapositiva mediante líneas de guía invisibles en la proyección. Derecha: Aplicación de los tercios para equilibrar el espacio vacío con la imagen y el texto. Las nubes desenfocadas actúan como espacio en blanco.

Pero… ¿qué ocurre cuando el fondo está texturado o es una imagen compleja? En estos casos el fondo es demasiado prominente y genera mucho ruido visual. Para reducirlo y crear espacio en blanco podemos aplicar un efecto de desenfoque, a fin de hacer más legible el texto o dirigir la atención hacia lo importante. ¿Qué nivel de desenfoque es el más adecuado? Eso depende de si queremos que se reconozca algo de la imagen o la textura de fondo o si por el contrario, encontramos que es más interesante desdibujar completamente el fondo.

patagoniaArriba: Diapositiva original y tres opciones con diferentes niveles y clases de desenfoque, aplicados en procura de que el fondo no compita con el texto y reduzca su legibilidad. La mejor solución a menudo es producto de la experimentación con este recurso.

Desenfocar es una alternativa más interesante que el atenuado de las imágenes de fondo, ya que esta última técnica “lava” los colores y desluce el resultado. Existen varias aplicaciones gratuitas para desenfocar y algunas tienen una buena variedad de efectos. Como vimos, TiltShift es una de las más sencillas, y aunque solo ofrece desenfoque radial y linear los resultados son interesantes. Diviértanse experimentando con ella y exploren las posibilidades que ofrece el desenfoque.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Principios de diseño, Software y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s