Principios de diseño: la sistematización


Si miran cualquier plantilla de las que incluyen PowerPoint o Keynote, verán que el diseño cambia según se trate de una diapositiva de apertura, sección, estadística, etc. No son todas iguales, pero comparten elementos que las unifican y permiten identificarlas como partes de un todo mayor y organizado. Es decir, son parte de un sistema donde sus diferentes diapositivas colaboran sinérgicamente.

¿Por qué es deseable esto último? Porque una presentación visualmente consistente y homogénea evita que la audiencia tenga que buscar el título (por ejemplo) con cada cambio de diapositiva. Somos animales de costumbres y a nuestros cerebros les gustan los patrones, porque les facilitan la decodificación. La regularidad permite anticipar lo que se va a ver y asimilar más rápidamente lo que se está viendo. De este modo, el cerebro se enfoca en comprender el mensaje en vez de tratar de identificar dónde están los puntos clave en la nueva diapositiva.

Esto no significa que debamos duplicar una diapositiva tras otra (lo que conduciría a un diseño aburrido) sino de repetir algunos elementos gráficos en las diapositivas para dotar de cohesión al conjunto. De lo que se trata es de lograr cierta diversidad dentro de la homogeneidad, un cierto “aire de familia” donde haya hermanos, primos y abuelos en vez de clones. La idea es que las diapositivas tengan su individualidad sin dejar de percibirse como integrantes de un diseño unificado. Hay varias maneras de lograr variedad en la repetición y las grillas suelen resultar un buen punto de partida.

sistema1Arriba: Conjunto de diapositivas sistematizadas mediante el uso del color, la tipografía y una grilla base. Las imágenes recortadas sobre el fondo aportan coherencia formal a los recursos icónicos. Abajo: Grilla subyacente que ordena la diagramación de todo el conjunto.

grilla3

A menudo esta sistematización se alcanza más fácilmente con pocos elementos. Cuando hay demasiadas paletas de colores, fuentes y estilos de imágenes, el conjunto pierde cohesión. Una mejor opción consiste en aplicar un diseño simple a las diapositivas. Una paleta de 5 colores con sus variantes tonales,  imágenes estilísticamente similares y una o dos fuentes suelen ser suficientes para lograr diversidad en la repetición.

sistema2Arriba: Dos diapositivas de una misma presentación, muy disímiles en cuanto al aspecto tipográfico, cromático e icónico. Incluso dentro de una misma diapositiva, los íconos varían desde una representación plana a una volumétrica o incluso perspectivada.

Mantener un esquema tipográfico, cromático e icónico simple es importante para lograr la cohesión del conjunto de diapositivas. Y lejos de ser un corsé, la grilla subyacente provee libertad para disponer los elementos de manera organizada. En definitiva, estos recursos tienden a evitar que las diapositivas parezcan visualmente aleatorias e inconexas. Recuerden que los ojos son algo perezosos. No obliguen a los de su audiencia a realizar esfuerzos extras para identificar y entender lo que deben ver con claridad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Galería, Principios de diseño y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Principios de diseño: la sistematización

  1. Pingback: Principios esenciales de diseño | Diseño de presentaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s