Los 5 problemas más comunes de las presentaciones


Es cierto que hay muchos imponderables que pueden afectar el curso normal de una presentación. Un corte de luz imprevisto o un fenómeno climático no anunciado son algunas de las causas más comunes. Sin embargo, la mayoría de las veces la presentación no llega a buen puerto porque el presentador se concentra en sus propias necesidades en lugar de considerar las de su audiencia.

aburridoArriba: El ego o el miedo a fallar llevan al presentador a no considerar a los asistentes a su conferencia. El resultado suele ser el aburrimiento y decepción de los mismos.

Este enfoque suele ser el origen de diversos problemas que propongo englobar en cinco, a fin de facilitar su análisis. Así, este verdadero “Dream Team” problemático se compone de este modo:

1. Demasiada información. A menudo el presentador está tan orgulloso de lo que sabe que no duda en vomitar montañas de datos, conceptos, estadísticas e imágenes en forma de un combo indigerible. Esto lo lleva a extenderse mucho más allá del tiempo asignado o a que su exposición quede trunca por decisiones organizativas. Cualquiera sea el caso, la presentación resultará aburrida y poco didáctica. Los remedios para prevenir este problema son la moderación en los contenidos (sólo una idea principal) y el ensayo para finalizar no a tiempo, sino 5 minutos antes).

2. Lectura de diapositivas. Esta es una de las prácticas más indignantes porque revela inseguridad, desconocimiento del tema expuesto o falta de preparación del disertante. En estos casos la audiencia siente que ha perdido media hora o más de su vida, y se pregunta por qué no le enviaron el archivo por e-mail en vez de convocarla a la sala. Obviamente, para evitar este efecto es necesario preparar la exposición y dominar el tema. Para no olvidar un concepto o no sufrir bloqueos, puede recurrirse a la pantalla del presentador del slideware. Con esta herramienta y la práctica necesaria, el presentador podrá tener contacto visual con la audiencia en lugar de darle la espalda para mirar lo proyectado.

3. Ausencia de pasión. Nada más aburrido que un presentador desapasionado y que no expresa las emociones que le provoca el tema que expone. Una exposición monocorde suele verse como signo de profesionalidad, pero en realidad es un vicio que debería evitarse. Como bien sabía Aristóteles, un discurso no resultará persuasivo si no suma impacto emocional a los argumentos racionales. No duden en manifestar (siempre de modo pertinente) la alegría; duda; malestar o cualquier otro sentimiento que les provoque el tema que estén exponiendo a fin de contagiárselo a la audiencia.

4. Monotonía. Una patología emparentada con la anterior es la de la falta de interacción y de cambios de ritmo en la exposición. Por más interesante que sea el tema, si el presentador no aporta variedad a la sucesión mecánica de diapositivas y comentarios, perderá la atención de su audiencia. Para evitar esto es útil introducir algún cambio cada 10 minutos aproximadamente en forma de preguntas, alguna actividad a realizar por los asistentes, un video, un expositor invitado o cualquier otro recurso que introduzca una novedad discursiva.

5. Problemas técnicos. En este apartado pueden considerarse no sólo los inconvenientes con el software, las luces, el sonido o el proyector. Una puerta ruidosa, una recepción de los asistentes poco eficiente o un aire acondicionado defectuoso pueden resultar muy distractivos. Para minimizar la posibilidad de que ocurran estos inconvenientes es preferible llegar una hora antes de la exposición para verificar las condiciones técnicas, organizativas y espaciales. Por las dudas, siempre es tranquilizador tener un plan b por si algo falla.

La consideración de los 5 puntos anteriores no garantiza el éxito de nuestra presentación pero tiende a reducir la desconexión y desinterés de la audiencia. Fundamentalmente, estaremos pensando en las expectativas de los asistentes y en la manera en que nuestra presentación puede ayudarlos. Un enfoque centrado en el presentador, por el contrario, suele ser garantía de una presentación poco efectiva, poco clara y poco memorable.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conceptos, Software, Tecnología y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los 5 problemas más comunes de las presentaciones

  1. Pingback: Errores comunes en presentaciones académicas | Diseño de presentaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s