Animen más a la audiencia que a sus diapositivas


A mi modo de ver, el uso de un recurso audiovisual en una presentación debería emplearse para apoyar el proceso de comunicar nuestras ideas. No para lucirnos en el manejo de un programa ni por lo fantástico que sea el nuevo efecto incluido en la última actualización. ¿Por qué? Porque lo que queremos es que la audiencia no recuerde una pirotecnia visual sino nuestros conceptos. Los efectos visuales deberían ser como anzuelos con los que podemos pescar la atención y asegurar nuestras ideas en la memoria de los asistentes.

Los efectos de movimiento en particular reclaman mucha atención, tal como demuestran investigadores como John Medina y Estanislao Bachrach. Por esto es que esos recursos deben manejarse con cautela, para que no desvíen la atención del mensaje hacia ellos mismos y causen más mal que bien. Bien empleadas, las animaciones, transiciones, paneos y zoom son excelentes maneras de lograr que el mensaje sea:

1. más claro

2. más interesante

3. más memorable

4. más efectivo

Por el contrario, si el movimiento reclama más atención que el propio mensaje la comunicación sufre. Como cualquier otro elemento de diseño, el movimiento debe servir al propósito comunicacional (por ejemplo: hacer aparecer una idea por vez en la diapositiva). Si no encontramos al menos una de las cuatro razones mencionadas que  justifiquen su uso, es mejor no emplearlo. Aquí también aplica el famoso Menos es más en el sentido de que es preferible tener una proyección “tranquila” a que las cosas estén saltando en la pantalla sin ningún motivo.

guyArriba: Una célebre frase de Guy Kawasaky, reconocido gurú de las nuevas tecnologías y el marketing.

En un sentido más amplio el objetivo final de una presentación es que la audiencia entienda nuestros argumentos y actúe en consecuencia. Mientras más motivada y atenta se encuentre, más propensa estará a adoptar nuestro punto de vista y hacer lo solicitado con la información recibida. Podemos hacer preguntas a los asistentes, movernos sobre el escenario, realizar un breve taller, incluir videos o invitar a otro orador para ilustrar un punto en particular. Todos estos son recursos movilizadores que ayudan a combatir la pasividad y el aburrimiento en las presentaciones, al animar más a los asistentes que a las propias diapositivas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conceptos, Software, Tecnología y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Animen más a la audiencia que a sus diapositivas

  1. Gabudesigner dijo:

    Muy real el tema, he asistido a algunas presentaciones que usan diapositivas muy animadas, hasta muy excelentes pero no van acorde a su modo de presentar. Hacen dormir y lástima que el público le pierda el interés gradualmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s