Cinco estrategias para mantener la atención de la audiencia


Uno de los parámetros para medir el éxito de una presentación es la atención de la audiencia. Si el ponente ha logrado mantenerla a lo largo de su disertación, es más probable que los asistentes adopten su punto de vista, empaticen con él y actúen en consecuencia. ¿Qué puede provocar que los asistentes desconecten, se aburran y abandonen decepcionados la sala? Las que siguen son 5 posibilidades:

  1. No ven la importancia del tema
  2. Se aburren
  3. La presentación es muy extensa
  4. Están confundidos
  5. Han asistido a presentaciones similares

aburrido

Los anteriores no son los únicos motivos pero son muy habituales. La pregunta entonces es cómo remediar estas situaciones cuando las detactamos. Estas son algunas estrategias:

  1. Luego de la introducción (o en otro momento, dependiendo de la estrategia comunicacional) es conveniente explicar a los asistentes por qué deberían prestarnos atención. Como expertos en nuestro tema, sabemos de su importancia. Sin embargo esto es insuficiente. La idea es explicar por qué es relevante para la audiencia, no para nosotros.
  2. Malos hábitos como llenar las diapositivas de elementos, usar un tono de voz monocorde, no mostrar pasión (o alegría, preocupación u otro sentimiento) por nuestro tema o leer de la pantalla suelen conducir al tedio de la audiencia. Destinar tiempo al diseño de las diapositivas y a la práctica expositiva es un buen antídoto contra el aburrimiento.
  3. Uno de las mayores desconsideraciones de un presentador es no respetar el tiempo asignado. Esto suele ocurrir porque no hemos ensayado lo suficiente o estamos muy orgullosos de nuestro trabajo y queremos contarlo todo. Lo mejor en estos casos es practicar con un cronómetro y moderar nuestro ego, planificando cuidadosamente los contenidos. Si estamos ante la duda de incluir o no una información, no debemos tener piedad y excluirla. Y si nos asignan 20 minutos, todos agradecerán que expongamos en 18 y nadie pensará que no hemos hecho nuestra tarea ni nos hemos preparado lo suficiente.
  4. Si la audiencia se pierde es porque a menudo los presentadores le vomitamos montones de datos y esperamos ella conecte los puntos, elabore conclusiones, etc. Esto simplemente no es efectivo y una alternativa superadora consiste en guionar nuestra presentación, estableciendo una estructura lógica, clara y organizada para nuestras ideas.
  5. Cuando la audiencia está familiarizada con el tema que expondremos es conveniente ofrecer una nueva perspectiva sobre el mismo o alguna información que desconozcan. La clave aquí reside en la novedad que aporta un enfoque diferente, una propuesta innovadora o un dato que pone de manifiesto un hueco en el conocimiento de los asistentes.

Sostener la atención de los asistentes es uno de los mayores desafíos de cualquier presentador. Y a menudo es donde muchos trastabillan. Para sus próximas disertaciones tengan en cuenta los consejos desarrollados arriba; no son la panacea pero pueden prevenir el tedio de la audiencia y el consecuente desbarranco de la exposición.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s