Los apuntes nos liberan


En este blog postulo que lo que se proyecta en la pantalla debe ser comprendido fácil y rápidamente. Para lograrlo propongo mostrar más imágenes y menos texto, segmentar los conceptos para revelarlos de a uno y evitar las balas y viñetas (o usarlas con cautela).

Las diapositivas diseñadas según estos principios serán más visuales que textuales y por lo tanto, casi incomprensibles sin la presencia del orador. A manera de ejemplo, traten de interpretar qué expuse en uno de mis cursos observando las diapositivas que proyecté.

Las diapositivas como éstas, concebidas para apoyar al presentador y no para reemplazarlo, son incomprensibles por sí solas y no tiene sentido imprimirlas a modo de resumen de la exposición.

Un ejemplo concreto

En vez de imprimir diapositivas incomprensibles es mejor preparar un apunte bien redactado, que incluya las diapositivas. Es importante notar que las diapositivas y el apunte son dos componentes distintos (aunque comparten la misma estructura) de una presentación. En el siguiente ejemplo, la diapositiva de la izquierda contiene una gráfica copiada de Excel. Como raramente es necesario proyectar tantos datos (y además son ilegibles aún a corta distancia), es preferible mostrar los datos realmente importantes e incluir el cuadro completo en un apunte. Así, la diapositiva ganará en claridad, simpleza y efectividad.

El efecto liberador de los apuntes

Si preparan un apunte que contenga los datos y gráficos muy detallados, no estarán preocupados por su exclusión de las diapositivas. No podemos decirlo todo acerca de nuestro tema en una exposición; por eso, quien busque profundizar satisfacerá su deseo con el apunte. Como aclara Garr Reynolds en Presentation Zen:

“Preparar un documento apropiado (con el detalle que crean necesario) te libera para enfocarte en lo que es más importante para una audiencia en particular en un día en particular.”


Desplazar las pruebas intelectuales de las diapositivas al papel nos libra de la tentación de mostrar demasiada información (texto, gráficas, etc.). Si bien es más fácil llenar con datos las diapositivas y luego imprimirlas, este camino es poco recomendable. Un apunte claro y sin ambigüedades redundará en mejores diapositivas y mejores documentos. El esfuerzo vale la pena.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conceptos, Principios de diseño y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Los apuntes nos liberan

  1. Pingback: En términos que puedan entender | Diseño de presentaciones

  2. Pingback: Errores típicos en las presentaciones (por orden de aparición) | Diseño de presentaciones

  3. Pingback: Que hacer con los apuntes | Diseño de presentaciones

  4. Pingback: Origen de algunos vicios en las presentaciones | Diseño de presentaciones

  5. Pingback: Apuntes, resúmenes y avances | Diseño de presentaciones

  6. José Omar dijo:

    El mejor apunte, a experiencia propia, es generar un bosquejo final (por lo general, la pizarrar) con cada palabra clave o sinónimo, lo que permite reforzar la idea principal y su formación 😉

  7. Pingback: 3 Consejos para no abrumar a la audiencia | Diseño de presentaciones

  8. Pingback: Consejos para no sobrecargar de información a la audiencia | Diseño de presentaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s